Así fue el recorrido criminal del triple asesino de Valladolid

Posted on

Tres muertes violentas en forma de asesinato u homicidio, lesiones, daños, incendio, robo con violencia y delito contra la salud pública. Son los presuntos hechos punibles que se le imputan a A. Y., el hombre de 43 años detenido por el triple crimen ocurrido el sábado en Valladolid en dos pisos a apenas doscientos metros de distancia y que también ardieron, dejando además calcinadas a sus víctimas, que ya habían muerto previamente de forma violenta -con heridas de arma blanca-. Desde ayer ya está en la cárcel. El juzgado de Instrucción número 4 acordó su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza después de tomarlo declaración.

Había pasado a disposición judicial sobre las 9.30 de la mañana, tras más de dos días en los calabozos de la Comisaría de la Policía Nacional de Valladolid, en los que se acogió a su derecho a no declarar, después de ser arrestado en la noche del mismo sábado. En ese tiempo los policías estuvieron encajando las piezas del complicado puzzle que se les pusieron sobre la mesa en ese 14 de agosto que ninguno en ese turno de servicio olvidará, y que algún agente decidió prolongar más allá de su jornada laboral e incluso interrumpir sus vacaciones, hasta apresar al responsable de la sanguinaria tarde. En estos más de dos días, los agentes fueron recabando «las pruebas más que suficientes para acusar de los hechos» al único detenido, según destacó ayer la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones.

FERNANDO BLANCO

A. Y., de origen magrebí y con residencia en Valladolid, está en prisión por ser supuestamente el responsable de la muerte violenta de su mujer, Eva María, de 54 años, de su suegra, de 78, y Carlos, de 72 años, otro vecino también del barrio vallisoletano de La Rondilla a quien conocía previamente. Todo con unos minutos de diferencia y un ‘modus operandi’ prácticamente calcado. El ya encarcelado es el hilo que cose los dos sucesos casi paralelos, ocurridos a apenas doscientos metros de distancia, en dos pisos en los que el fuego que calcinó a las tres víctimas era otro denominador compartido. Muchas coincidencias para ser casualidad. Pero, no. Detrás, la mano del ya encarcelado, «un sujeto extremadamente peligroso», según lo definió ayer Barcones.

Sospechoso inicial

Inicialmente fue detenido tras agredir a dos matrimonios de avanzada edad ese mismo día por la noche, aunque «desde el primer momento algo se podía intuir» sobre sus reponsabilidad, señaló la delegada, quien ensalzó la «brillante» intervención de la Policía para esclarecer el complejo caso en poco tiempo. Fueron tirando del hilo hasta desentrañar la madeja devanada por Aazid Y.

Con los cuerpos de sus tres víctimas mortales casi recién llegados al Anatómico Forense y un amplio dispositivo desplegado por la zona, continuó con su enloquecida jornada delictiva, que finalmente lo llevó a ser engrilletado. Ni siquiera se fue lejos tras acabar presuntamente con la vida de su mujer, su suegra y otro hombre a quien también vinculado al mundo del ‘trapicheo’ y a quien conocía previamente. Ni procuró pasar desapercibido. Todo lo contrario. Agredió a dos parejas de ancianos, una de las cuales requirió asistencia sanitaria. Trató de entrar en varias viviendas del mismo barrio y se mostró especialmente violento. Y ahí lo pilló la Policía, que ya estaba sobre la pista del marido de Eva María como presunto autor del triple crimen.

Sobre las 23.00 horas, los agentes arrestaban en una calle próxima, Góngora, a un hombre tras haber atacado a los mayores. Descubrieron que era el esposo de una de las mujeres muertas en la calle Linares. Otra coincidencia en los hechos.

¿Y por qué no se fue más lejos tras acabar presuntamente con tres vidas de forma violenta? «Se puede pensar que en su huida intentaba recabar bienes» que fuese a necesitar de cara a alejarse del lugar del crimen. Pero sus agresiones a dos matrimonios mayores y la colaboración ciudadana lo impidieron.

Una vez detenido, fue cuestión de ir atando cabos hasta reunir las pruebas que permitieron vincular los crímenes en sendos pisos y apuntar a A. Y. como presunto responsable, hasta que ayer pasó a disposición judicial y se ordenó su ingreso en prisión comunicada y sin fianza.

Todo comenzó cuando sobre as 16.25 unos vecinos que pasaban por la calle Marqués de Santillana llamaron a emergencias al ver que del primer piso del número 2 salía humo. Acudieron los bomberos -no era la primera vez que tenían que ir a apagar fuego en este domicilio-, pero sofocadas las llamas, de las que apenas había restos en la fachada del bloque, descubrieron el cuerpo de un hombre. Carbonizado y con signos de violencia. Era Carlos, un conductor de ambulancias ya jubilado, soltero y que vivía solo, aunque recibía constantes visitas en su piso en su barrio de toda la vida.

Sin haber terminado la intervención, otra llamada de socorro. Una mujer alertaba de que «no» sabía lo que le ocurría a su hija, que estaba en su domicilio de la calle Linares. Al llegar los efectivos, otro incendio a apenas doscientos metros. Apagado, dos cadáveres más, también con signos de violencia: Eva María, de 54 años, y su madre, de 78. Ante la incredulidad de los vecinos del populoso barrio para los que inicialmente lo ocurrió en una calurosa tarde de agosto a la hora de la siesta había pasado desapercibido.

Un triple crimen que se suma a otro el pasado 30 de junio, también en La Rondilla. Un adolescente acababa con la vida de su madre con un cuchillo de cocina.

Barrio «tranquilo»

Tras los sangrientos hechos ocurridos en mes y medio, el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, defendió ayer que La Rondilla es un barrio «tranquilo» y, en declaraciones recogidas por Ep, calificó como «puntuales» los hechos.

Jasaseosmm.com Smm Panel is the best and cheapest smm reseller panel Buy Tiktok Verified Badge for instant Instagram likes and followers, Buy Verification Badge, Youtube views and subscribers, TikTok followers, telegram services, and many other smm services. telegram, and many other smm services.